Web Interstitial Ad Example

Pulperias – Flying carpet test

La hoja de ruta que guía nuestra semana son los bares, y junto a ella recorreremos diferentes latitudes del mundo. Hoy nos situamos en Argentina y aquí vamos a recorrer un poco la historia de los establecimientos que darían vida a las costumbres que aún se mantienen.

Una pulpería era, hasta inicios del siglo XX, el establecimiento comercial típico de las distintas regiones de Hispanoamérica, encontrándose extendida desde Centroamérica hasta los países del Sur. Su origen data de mediados del siglo XVI y proveía lo indispensable para la vida cotidiana: comida, bebidas, velas, carbón, remedios y telas, entre otros.



Advertising




Advertising

Pero también era un punto de reunión social en donde se podían tomar bebidas alcohólicas, donde se realizaban juegos, se tocaba música, se organizaban payadas (sobre todo en el área rioplatense) y funcionaba como punto de intercambio de información-

Existen diferentes teorías conocidas del término

Algunos autores sostienen que el nombre podría haberse originado en la creencia de que en estos establecimientos se vendía pulpo a la gallega. También se cree que el nombre se origina en el hecho de que en estos locales se vendía pulpa de frutas.

Según Solórzano Pereira, en su obra Política Indiana publicada en 1647, la palabra derivaría de la bebida “pulque” que se elabora en México de las hojas del maguey, llamándose “pulquería” a la tienda donde la despachan. Esta teoría es considerada dudosa por filólogos como Daniel Granada y Alejandro Magariños Cervantes en su obra Vocabulario Rioplatense Razonado, impresa en 1800 y en la que hacen referencia a una obra del cronista Garcilaso de la Vega, que ya señalaba la existencia del término en la ciudad de Lima en 1552.

Otra teoría de este término surge de la venta de varios artículos, al relacionar el uso de los varios artículos que vendían en estas instalaciones con los varios tentáculos del pulpo

La pulpería argentina es la denominación que le cabe de manera exclusiva a la tienda rural más tradicional y añeja registrada geográficamente en territorio argentino, donde cualquier artículo de origen nacional puede ser objeto de venta.

Si bien la pulpería argentina no tiene fecha exacta de inauguración, se estima que existían desde mucho antes de la invasión de los españoles al territorio mapuche, incluso cuando aún no existía comercio alguno en las tiendas en sí (y sí eran puntos de reunión social)

En en año 1810 existían en la provincia de Buenos Aires (que por entonces incluía a la Capital Federal) unas 500 pulperías. De ellas aún se destacan y siguen en pie la Blanqueada en San Antonio de Areco y la Pulpería de Cacho en la ciudad de Mercedes.

Aunque ya no son tan numerosas, algunos de estos establecimientos persisten en San Telmo y Parque Patricios en la Ciudad de Buenos Aires, donde se puede acceder a diversas mercaderías y tomarse un trago. Otras pulperías, en cambio, han subsistido transformadas en “almacenes” y “despensas”, que son una parte de las clásicas pulperías tradicionales.

Articulo escrito por Lucila Mosquera

Leave a Reply